Es improbable que el balista chileno Gert Weil y la corredora colombiana Ximena Restrepo tuvieran un plan en mente cuando hicieron su primer intercambio de miradas durante los Juegos Olímpicos de Seúl, en 1988, pero el resultado de ese amor que los unió para siempre era inevitable. Según la ciencia, la fuerza y la velocidad tiene su origen en las mismas fibras musculares. Son las fibras de contracción rápida, abundantes en deportes como la halterofilia, diversos tipos de lanzamientos y las carreras de velocidad. Su hija Martina Weil Restrepo, campeona panamericana de los 400 metros planos en Santiago 2023, parece una fuerza de la naturaleza lanzada hacia delante sobre esas dos largas zancadas que pretenden inmortalidad.

Por el carril 6 en la pista atlética del Estadio Nacional, el mismo número que le tocó a su madre cuando voló hacia la medalla de bronce en Barcelona 1992, Martina entró con la fuerza de una leona a la primera curva para salir hacia la recta final convertida en gacela, con una ventaja irremontable para sus rivales en los últimos metros, cuando la respiración se contiene para el esfuerzo decisivo.

Correr rápido es una necesidad del ser humano que viene de sus ancestros, pero correr mucho más rápido que los demás es un misterio que también depende de la distancia. Quien corre los 100 metros es más rápido en su prueba favorita, pero lo mismo puede decirse de quienes prefieren los 200 o los 400 metros, incluso el maratón: cada uno en lo suyo es el que alimenta los sueños y calma las urgencias de la tribu. Esto vale también para quienes comparan a Martina Weil con sus amigas de Las Pumas, integrantes del equipo femenino de velocidad del Team Chile: Isidora Jiménez, María Ignacia Montt y Anaís Hernández.

Martina Weil Restrepo es un golpe de autoridad en la pista. No tanto por los récords que vienen cayendo uno tras otro, sino por esa certeza que transmite su desplazamiento, su bien armada figura mientras las de atrás empiezan a desguañangarse en la desesperación por alcanzarla. Cuando termina la carrera bajo la lluvia su cuerpo desprende vapor: a lo mejor hay algo ahí dentro que está en llamas. Algo que la define, una energía propia que viene con la personalidad. Cuando era chica, después de todo, ella se resistía a ser la hija de Ximena Restrepo y Gert Weil intentando una vida a la sombra de dos campeones. No quería correr en serio hasta que Carlos Moreno, entrenador en su colegio, la puso al frente y le mostró un camino por el cual podía llegar de las primeras. Quizás por eso ahora está lejos de sus padres, entrenándose duro en Bélgica para estar cada día más cerca de ellos y adelantarlos cuando esté preparada para lograrlo.

Publicado originalmente en Lun.com

Foto de Alejandro Pagni/Santiago 2023 via Photosport

Comparte

Por eabarzua

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *